Son muchos los que afirman que nuestro mundo no puede reducirse a lo que vemos. Toman conciencia de que no puede ser tan sencillo y a la vez tan simple como parece. Sobre todo, teniendo en cuenta lo muy complejo que somos los propios seres humanos. Entonces como podría ser posible estar rodeados de tanta simplicidad siendo nosotros unos seres tan difíciles.

En tal sentido, no sólo se trata de compararnos con la realidad que nos envuelve, sino además por el espacio exterior, el universo, las estrellas y constelaciones. Todo aquello allá afuera es tan incierto y tan grande que es difícil no creer que no seamos los únicos en este universo.

Pero si a estas ambigüedades como en la complejidad de la vida y lo inexplicable del mundo exterior, añadimos la posibilidad de averiguar el futuro, saber qué nos deparará los días que vienen, estamos inevitablemente frente al campo místico que abarca la astrología, el Tarot y todo lo que tiene que ver con el campo de las posibilidades de las cuales los videntes y guías espirituales tanto dicen conocer.

Algunos creen de forma ferviente que todo esto guarda relación y que definitivamente, el cosmos, nuestras complejidades y el futuro están definitivamente conectados. Otros piensan que el porvenir está en el aire, que podemos variarlo a diario con nuestras acciones.

Guías que no debemos dejar de lado

Por suerte, para ayudarnos un poco a responder estas preguntas existe ese elemento lleno de sabiduría mágica conocida específicamente como el Tarot. Sus cartas son capaces de ser una guía a través de sus símbolos e interpretaciones. Y a diferencia de los que muchos puedan creer el Tarot enfoca su objetivo en pretender guiarnos en nuestras acciones, siendo así una forma distinta de interpretar el futuro.

En este mundo donde todo es tan incierto, tan lleno de sombras, existen ráfagas de luz que pueden abrirnos nuevos caminos con el objetivo de lograr entender un poco mejor la existencia del ser humano, nuestra existencia. Ellos sin duda son los signos zodiacales, horóscopo, Tarot, astronomía, astrología, disciplinas que han intentado a través de los siglos de alguna forma, manifestarnos todo sobre el mundo que vivimos, y en el cual viviremos.

Por ahora confiar en los expertos

Estudios demuestran que nuestro cerebro está utilizado de forma mínima, haciendo referencia que aún queda mucho por desarrollar, si tuviéramos la totalidad del cerebro desplegado para tanta información y funcionalidad más allá de nuestras capacidades aprendidas. Si esto llegará a ocurrir sería impensable cómo sería nuestro mundo.

No obstante, es muy seguro que dentro de nuestro cerebro esa parte de que aún no hemos descubierto, un espacio destinado a guiarnos igual que nos guían las cartas del Tarot. Si todos pudiéramos saber emplear esa facultad innata, es muy seguro que sería el destino lo que más pudiéramos solucionar o por lo menos prevenir.

Por el momento, solo queda emplear las herramientas que nos da las cartas del Tarot con sus arcanos mayores y menores y la interpretación que dan los expertos a las lecturas que realizan para todos aquellos entusiastas de las fuerzas adivinatorias de este arte mágico.

Deja un comentario